Publicaciones

Tómate un paseo por el lado oscuro del camino

Descargar PDF

Tómate un paseo por el lado oscuro del camino es un intento de reflexión sobre la relación entre el movimiento y el pensamiento, del caminar y del pensar. Comienza con una meditación sobre el momento preciso en que Jeremy Fernando se encontraba incapaz de escribir: un instante que ocurrió mientras recibía una llamada, una misiva, de su muy querida amiga, Mariela Yeregui, para hablar sobre la relación entre el caminar y el escribir, entre el movimiento y el pensamiento; el potencial motriz del pensamiento; una invitación a quizás inclusive hablar sobre su escritura, sobre en cómo escribe, como esto fuese. Y aquí—tomando en cuenta que esta inscripción es tan sólo hecha en la memoria de aquel escrito, el escrito de lo que ha sucedido—el texto establece la posibilidad de una inscripción que ha tan sólo comenzado a ocurrir cuando comenzó a escuchar la razón de la llamada de Mariela, a la materialidad de su citatorio; y que lo que ha sido escrito, sus anotaciones, son las marcas, lo que permanece de aquella llamada; o inclusive, la transformación de los susurros de su llamada—el movimiento de formas siendo nada más que otros nombres para el arte. Junto con la escena de la escritura se encuentra aquella de la caminata con su maestra, la inigualable Avital Ronell, en la que el dossier del pedagogo como guía surgirá; junto con la pregunta de qué es enseñar y qué significa ser un maestro. El texto también intenta tocar el tema sobre qué sucede cuando la tinta proverbial deja de fluir—de lo que sucede cuando hay un bloqueo; siendo este, la muy conocida situación, escenario, del bloqueo del escritor. Y quizás inclusive la ironía de escribir sobre el bloqueo del escritor: ya que puede no sólo ser escrita en retrospectiva, cuando ya se ha desbloqueado, cuando ya se ha despejado, cuando el camino se ha cruzado. Lo que sugiere que todo el acto de escribir es—quizás inclusive, toda la escritura es—un acto de la memoria: una que no es capaz de tomar en cuenta la posibilidad de olvidar—y por lo tanto también la ficcionalidad—que emerge con, dentro, de él. Y en este espíritu, Jeremy ofrece la posibilidad de que una pintura—Amor Calamar por Yanyun Chen—es el lugar en donde esta pieza, (quizás de maneras que siguen siendo desconocidas para él, que permanecen imposibles de conocer), en el que este escrito ha sido entintado. 

En Tómate un paseo por el lado oscuro del camino, las inscripciones de Jeremy son transformadas—del inglés al español—por Manuel Bernardo Vargas Ricalde y están acompañadas por las ilustraciones de Juliana Manarino Tachella, junto con los escritos de Mariela Yeregui y Gabriella Golder. 

En otras palabras, Tómate un paseo por el lado oscuro del camino es un texto de, hecho por, producido junto con, amigos …